BlogBlog

volver
  • 15
  • Sept.
    2017

La necesaria protección a los denunciantes de irregularidades

Publicado por Gonzalo Ramón y Cajal en Prevención de Riesgos Penales, Prevención de Blanqueo de Capitales, Corporate Compliance, Compliance Penal, Artículos 2 comentarios

Propuesta del Parlamento Europeo

 

“Sin prisa, pero sin pausa”, esta es la frase que reina en el ya conocido mundo del Compliance. Han pasado algo más de 7 años desde que se introdujo la responsabilidad penal de las personas jurídicas en el marco jurídico español, mediante la reforma del Código Penal en el año 2010, pero todavía queda un largo camino por recorrer.

En este artículo queremos hacer mención a los canales de denuncia. Éstos deben formar parte de cualquier modelo de organización y gestión, ya que constituyen una medida de vigilancia y control idónea y coherente para prevenir la comisión de conductas irregulares o ilícitas dentro de cualquier organización, ya sea pública o privada.  Su eficacia, en parte, depende de que quienes informan de las acciones presuntamente ilícitas estén protegidos adecuadamente, algo que a día de hoy todavía queda bastante trabajo por hacer.

 

Gran cantidad de escándalos, la mayoría financieros, han estado presentes durante las últimas décadas, pero nos gustaría resaltar tres de ellos: como son los de Luxleaks, SwissLeaks y los Papeles de Panamá. ¿Quién no ha oído hablar alguna vez sobre los mismos? Todos ellos fueron descubiertos precisamente gracias a informantes, extrabajadores de organizaciones implicadas, que ante un hecho ilegal o contrario al interés público decidieron actuar a pesar de las consecuencias, nunca positivas, que podrían acarrearles. Concretamente, en el caso de Luxleaks, los informadores fueron condenados por revelación de secretos empresariales y violación de confidencialidad.

 

Es decir, quienes revelan las conductas delictivas que atentan contra el interés general, la democracia y al Estado de Derecho, sufren todavía los efectos de la inseguridad jurídica y la falta de amparo existente al respecto. En consecuencia, el Parlamento Europeo, entre otros, considera que, a los alertadores éticos, con el objetivo de garantizar la libertad de expresión de los ciudadanos, sea cual sea el Estado de la Unión Europea en el que se encuentren, se les debe proteger, y por ello ha propuesto a la Comisión, que presente una propuesta legislativa horizontal para proteger eficazmente a los denunciantes de irregularidades.

 

El borrador del proyecto de informe presentado por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo [1] va más allá de la confidencialidad y el posible anonimato de las denuncias, resaltando varias propuestas interesantes, entre las que destacan las siguientes:

 

-  Debe promoverse por los Estados miembros la “función positiva” de los denunciantes a través de campañas de sensibilización. Ello permitiría terminar con el término de “chivato” (descalificativo inapropiado) y con el miedo a la incertidumbre legal, logrando y combatir el miedo generado por unas represalias que, poco a poco, tienden a desaparecer. En este sentido, una medida verdaderamente interesante de protección sería tipificar penalmente dichas represalias, y sancionarlas.

 

- Debería comunicarse prioritariamente la posible irregularidad a la organización o autoridad competente, pero “en situaciones de riesgo para el denunciante de irregularidades o de urgencia en dar a conocer la información, este debería poder recurrir a las organizaciones no gubernamentales o a la prensa”, sin que por ello pueda constituir un motivo de invalidación de la denuncia.

 

Por tanto, se da validez a la denuncia externa, independientemente de haber acudido o no previamente a la denuncia interna, y aparece el conocido como cuarto poder, la prensa, la cual podría tener un papel importante en la deseada prevención de delitos, pero debe tenerse en cuenta que el daño reputacional en numerosas ocasiones tiene mayores repercusiones que las propias condenas. Por ello, cuidado, porque puede convertirse en un arma de doble filo.

 

- La propuesta de creación, en los Estados miembros, de un organismo independiente encargado de recoger las denuncias, verificar su credibilidad y orientar a los denunciantes. Misma idea a nivel europeo, sirviendo como “última instancia” en caso de que la respuesta del Estado miembro al respecto hubiese sido inapropiada. Sin duda, una opción excelente, pero difícilmente factible a corto plazo

 

Mención especial también requiere la directiva europea sobre secretos comerciales, que protege a los denunciantes y les permite revelar un secreto siempre que haya tenido lugar en “el ejercicio de derecho a la libertad de expresión e información”, presente en la Carta de Derechos Fundamentales, así como cuando la revelación, hecha de buena fe (con motivos razonables para creer su veracidad), sirva al interés público.

 

En definitiva, todavía queda camino por recorrer, pero poco a poco estamos consiguiendo que las medidas destinadas a prevenir delitos no se vean como una carga para la empresa o como algo “que hay que tener” para evitar la responsabilidad penal, sino todo lo contrario, como algo positivo, que si se implanta adecuadamente genera valor al sistema corporativo, y, además, sirven para que la gran mayoría, que actúa éticamente, no se vea perjudicada por las actuaciones de un “compañero” delincuente. Cuando se trata de un delito, ya no vale decir que “lo hizo Fuente Ovejuna”.

 

 

[1] Link: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//NONSGML+COMPARL+PE-606.289+01+DOC+PDF+V0//ES&language=ES

Déjenos su comentario

Nos encantaría conocer su opinión. Por favor, procure que sus comentarios están relacionados con esta entrada. Intente también respetar a los demés lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Enviar comentario
*Campo obligatorio

2 comentarios en esta entrada

  • Gonzalo Ramón y Cajal dijo el 19 de Sept. de 2017:

    Totalmente de acuerdo Ernesto, ya veremos cómo acaba finalmente.

  • Ernesto Sánchez dijo el 19 de Sept. de 2017:

    Efectivamente, la protección de los posibles denunciantes a través del correspondiente canal de denuncias debería de ser un tema prioritario en las organizaciones y enterrar de una vez por todas el término "chivato" poniendo en valor su aportación a la cultura ética y de cumplimiento : "una manzana podrida no debe de ser la causante de que se estropeen todas las demás"

Nuestras redes sociales

Nuestros Tweets

Lo más leído

  1. 1Nueva ISO-19600 sobre sistemas de gestión del Compliance
  2. 2Responsabilidad Penal de Personas Jurídicas: criterios de imputación
  3. 3Resumen Ejecutivo del nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos
  4. 4Compliance y Delitos contra la Propiedad Intelectual
  5. 5Responsabilidad Penal de Personas Jurídicas: atenuantes actuales y eximentes futuras
  6. 6Circular 1/2016 Fiscalía General del Estado: ética vs. (est)ética
  7. 7Publicación de la Cuarta Directiva de la UE sobre Prevención de Blanqueo de Capitales
  8. 8Caducidad de la acción y error de consentimiento en los contratos bancarios
  9. 9La nueva insolvencia punible, un riesgo delictivo para las empresas y su responsabilidad penal
  10. 10Ley SAPIN II. Compliance y lucha contra la corrupción

Lo más comentado

  1. 2La necesaria protección a los denunciantes de irregularidades
  2. 1Ciberseguridad, tendencias 2018. Retos y amenazas
  3. 1Nueva ISO-19600 sobre sistemas de gestión del Compliance

Categorías

Ver más
Boutique de Compliance

Complia es una auténtica boutique de Compliance, con vocación de servicio para satisfacer las necesidades de nuestros clientes, con el máximo rigor y profesionalidad. Velamos por el cumplimiento normativo y seguridad jurídica de nuestros clientes, el éxito de los cuales es nuestra mayor recompensa.

¡Síganos!

  • C/ Tuset 23-25, 4th Floor
  • 08006 - Barcelona
  • 937 242 294

[...]
Cargando...
Información legal
x

Empresa: FAD Legal Boutique, S.L.P.

NIF: B65851966

Dirección: C/ Tuset 23-25, 4th Floor

Teléfono: 937 242 294

e-mail: info@complia.es

Valid XHTML 1.0 Transitional